El Merecimiento


Vivo en un país donde, tener o nacer en determinado punto te hace merecedor de X o Y, primero, definamos que significa que te merezcas algo, según la RAE.

merecer.

(Del lat. vulg. *merescĕre).

1. tr. Dicho de una persona: Hacerse digna de premio o de castigo.

2. tr. Dicho de una cosa: Tener cierto grado o estimación. Eso no merece cien pesetas.

3. tr. desus. Conseguir o alcanzar algo que se intenta o desea, lograr.

4. intr. Hacer méritos, buenas obras, ser digno de premio.

Dicho esto, podemos pensar que muchas personas son acreedoras de un merecimiento especial y es que, si estudias, trabajas, te esfuerzas por conseguir lo tuyo tienes todo el derecho del mundo a tener lo que deseas, sin embargo, en mi país no es así, por ejemplo, una persona que pasó por una universidad y se graduó 10 años después de lo previsto por que simplemente se la pasaba “disfrutando” su “juventud” en fiestas, discos y otros antros, cree que al llegar ese momento en el que la universidad le entrega su titulo de Ingeniero y/o Licenciado, automáticamente debe salir y ahí afuera deben estar esperándolo para entrar en el campo laboral. En cierta forma debería ser así, sin embargo no es que te lo merezcas, es que deben existir las oportunidades para desarrollarte profesionalmente, pero no, tu no te lo mereces por que una carrera de 5 años tu te tardaste 10.

Las personas que llegan tarde a las estaciones del metro, sea por X o Y razón, el hecho de que tú vayas tarde a tu cita con el medico, a tu trabajo, a tu entrevista, entre otros no te da derecho a irrespetar a quienes se levantaron temprano y están esperando su tren para subirse y hacer su recorrido diario. ¿Cómo es la manera de irrespetar?, simple, llegas a la cola (Si, no debería existir esa cola, pero ese es otro cuento), te paras frente al que está de primero y cuando abre las puertas, entras de primero por que “tú andas apurado y la gente debe entenderte”.

Las personas que nacen en un barrio, el hecho de que nazcas, crezcas y vivas en un barrio, no te da derecho a pretender que todo deben regalártelo, debes tú esforzarte para tener lo tuyo y es algo que siempre he dicho, el barrio no es donde vivas, es lo que tienes en la cabeza, esas personas que se ponen a tener niños sin planificación alguna, que tienen 25 años y llevan 4 niños y embarazadas de un 5to y que luego dicen “el gobierno tiene que ayudarme”. Hace muchos años se dictan clases de educación sexual, veo en TV (lo poco que veo), campañas contra el embarazo precoz, recuerdo que en la escuela me explicaban la utilización de métodos anticonceptivos (educación de la 4ta, ahora en la 5ta imagino que también lo hacen), sin embargo tantos mujeres como hombres siguen teniendo niños sin planificación, sin responsabilidad y se justifican siempre diciendo “es que se lo merece por andar de realenga”, de manera personal creo que va más allá de eso, aparte de toda la educación que se le da, creo que a muchos les gusta el “barrio” en la cabeza y por ello hacen caso omiso a las sugerencias que les dictan otros.

Los “malandros”, este es un punto delicado y es que puedo entender (hasta cierto punto) que una persona sea merecedora de los Derechos Humanos consagrados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, sin embargo y volvemos al punto del barrio y la educación, no es el hecho de nacer en un barrio lo que te hace pobre, es tu actitud ante la vida lo que hace y te mantiene pobre y la pobreza no es una cuestión económica, es algo cultural. Considero que una persona que comete un asesinato, violación, secuestro, robo, entre otros, debe automáticamente perder sus “derechos humanos”. ¿Por qué?, simple cuando se comete un acto de este tipo tu condición humana se pierde, no a la pena de muerte, pero tampoco puede gozar de “lujos” en una cárcel, estoy de acuerdo que las cárceles sean reformatorios, los gobiernos pueden ahorrarse tanta mano de obra poniendo a trabajar a los presidiarios, en construcción de carreteras, mantenimiento de lugares públicos, entre otras actividades en las que se les dan esos contratos a “contratas” y así, creo que trabajar no es violación a los “derechos humanos” y eso sería su paga a la sociedad, aunque realmente eso nunca podrá pagarlo.

El día en el que dejemos de lado nuestras diferencias, el día en el que respetemos al otro, el día en el que trabajemos por un bien común, sin politiquería barata, sin protagonismo, sin buscar beneficio propio, ese día podremos mejorar como sociedad.

Saludos a todos. Feliz día y Happy Hacking 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s